Historia

|Ayuntamiento de Cospeito
NUESTRO AYUNTAMIENTO

Los orígenes de Cospeito están ligadas tanto a datos de la época prehistórica como la numerosas testigos legadas por la tradición. Segundo esta, en la localización designada con el nombre de Vería o Nabalverde tuvieron su asentamiento pobladores de palafitos o ciudades lacustres, que desaparecieron, allá en la remota edad, inundados bajo las aguas. Se trataría de la Laguna de Cospeito o Nabalverde. Boán y el padre Gándara, entre otros, confirmarían posteriormente la existencia bajo las aguas de esta laguna de restos de tejas y ladrillos, hierros y otros materiales, dato que viene a confirmar su situación en A Lama de Sta. Cristina, de una población lacustre. Entorno la este hecho se conservan aún entre las gentes del municipio diferentes versiones de una misma leyenda, que tiene la Virgen María como protagonista. Como recuerdo de la inundación y testigo de este, cuenta la tradición que la Virgen ordenó levantar una capilla en el suyo honra en el lugar próximo de Lo Monte, donde hoy se alza el templo de Sta. María de Feria del Monte, en la capital del término. Segundo cuentan algunos historiadores, en tiempos de Iberos y Celtas, el río Támoga, que atraviesa el Municipio en dirección N-S y que dio su nombre a una de las parroquias que riega, constituyó uno de los sagrados ríos céltigos. El Tameobrigo, que según Murguía, recibió las libaciones de sus ribeiráns y merecía las ofrendas y las víctimas de estos. El padre Sarmiento, por otro lado, habla de Salaniana, mansión del Imperio Romano, situada en el itinerario de Braga a Astorga, como correspondiente a la actual Muimenta. En la Edad Media, lo detengo de La Pena de Cospeito perteneció a Ruy López de Aguiar ( López de La Pena ), osado caballero gallego y célebre trovador de producción desconocida, que llegó a apoderarse del alcázar de Lugo (1461) y a tener 30 jinetes armados bajo sus órdenes. Las restantes tierras del municipio, a lo largo del período histórico considerado, fueron pertenencia casi por entero a los Andrade: suelo en la actual feligresía de Santalla de Rioaveso contaban con más de 60 vasalos. En el siglo XV durante el levantamiento popular de los Irmandiños contra la opresión señorial, las gentes de Cospeito dejaron testigo de su participación en la lucha: La torre de Támoga, por ejemplo, o su histórico Castelo de Caldaloba o Vilaxoán, conservaron huellas de la destrucción de los insurrectos. En esta última fortaleza una vez restaurada, resistieron Constanza y Fernán Ares de Saavedra, hija y yerno respectivamente del ejecutado Pardo de Cela. Se trataba del último reducto de la nobleza gallega que opuso resistencia a la uniformadora política de Castilla. Las tierras del municipio se dividieron posteriormente en coutos y jurisdicciones, reparto que subsistió hasta la moderna configuración territorial. La fortaleza de La Barreira, que estaba situada en Sta. María de Cospeito y presidía el antiguo detengo de La Pena, a 487 metros de altitud, fue dominio del citado Ruy López de Aguiar. Ostentaba jurisdicción civil y criminal, contaba con 36 vasalos que pagaban luctuosa y varios “ferrados” de pan de renta, además de contribuir con cuatro “fanegas”y promedio al Mosteiro de las monjas de Lugo. Uno de los más antiguos lugares de los Ribadeneira, la fortaleza fue una de las primeras que se demolió en esta zona por mandato de Fernando de Acuña, gobernador del reino de Galicia, aun se pueden ver vestigios de esta (fosos y contrafosos) sobre su lugar de localización. Para seguir contando la historia del municipio es importante relacionarla con la evolución a lo largo de los tiempos de su rico patrimonio histórico-artístico. La casa o pazo señorial de La Barreira, en Sta. María de Cospeito, y a medio kilómetro de distancia de donde se levantaba la fortificación descrita, cuenta con la más antigua de los señores de este nombre y poseyó, entre preeminencias y regalías, el patronato in solidum del curato de Sta. María de Cospeito y su anexo Sano Julián de Sta. Cristina, entre otros dominios y jurisdicciones. El castillo de Caldaloba, situado en la parroquia de Sano Martín de Pendiente, domina el antiguo detengo de Lo Mato desde una pequeña prominencia. En esta fortaleza Fernán Ares y su mujer Constanza, hija del decapitado Pardo de Cela, se hicieron fuertes contra Diego López de Aro, gobernador entonces del reino de Galicia y agente de los Reis Católicos. Con el fin de sufragar los gastos originados por el cerco de Caldaloba, los Reyes Católicos, mediante carta datada en Córdoba con fecha 16/08/1484 y dirigida a López de Aro, dispusieron la venta de los bienes de Fernán Ares. En 1646 aparece como propietario del castillo y posesiones del mismo Álvaro Pérez de Vivero, conde de Fuensaldaña y vizconde de Altamira. En 1699 por escritura otorgada en Mondoñedo, afóranse a Esteban de Outeiro, natural del detengo de Lo Mato, en Sano Martín de Pendiente, por tres vidas de Reis en España y 40 años más y varios bienes del dicho detengo, con 16 “fanegas” de monte entorno a la fortaleza, mediante el pago de 6 “fanegas” de centeno y dos de trigo. El año de 1775, los condes de Fuensaldaña vendían a Gabriel María Montenegro, señor de Caldaloba, las piedras de los restos resultantes de repetidos cercos del castillo para la construcción de una cárcel. Posteriormente (1851) aforouse a la fortaleza, con el terreno que la rodeaba y otras tierras, a Luis Vázquez Rúa por la cantidad anual de 320 reales de vellón. En 1858, finalmente, el párroco de la vecina feligresía de Xoibán. Daniel Vázquez Rúa, adquiere la propiedad del castillo y sus posesiones, que cede en virtud de permuta a su hermana Antonia. En la actualidad su propiedad y los 4 fosos defensivos que el circundan está dividida en 2 partes de titularidad privada. A medio kilómetro aproximado de la torre descrita encuentra el pazo señorial de Caldaloba, con una casa y detengo fundada por Rodrigo Díaz Sanjurjo y Montenegro (1621) y sus dueños nada tuvieron que ver con la propiedad del castillo. El pazo, probablemente construido en dos épocas, está formado de planta baja y principal; la fachada de la construcción más antigua luce un escudo de armas de un sólo cuartel con la M coronada de los Montenegro, y sobre ella, a serpiente(según la leyenda se trata de la serpiente encantada del castillo, a la que Gabriel Antonio Montenegro dió muerte con su espada). La otra parte del edificio muestra un elegante balcón cubierto con balaustrada de piedra granítica. Huella a este se encuentra una capilla barroca, con arco toral de medio punto, fundada en 1685 y mudada posteriormente (1769). La capilla luce en su fachada un escudo partido, ricamente labrado, con la M coronada de los Montenegro y su luna en cuarto creciente, así como 5 estrellas de los luaces. Hasta no hay mucho fueron dueños proindiviso de los bienes y casa de Caldaloba: Juan, Aurora, Sara, Ángeles y Antonio Neira Berbetoros, en calidad de herederos de Juan Neira Gayoso, su padre, hijo a la vez de Ramón Neira Montenegro y de Ramona Gayoso Ulloa. Actualmente (1977) la casa y las propiedades de Caldaloba fueron adquiridas por un particular para la explotación agrícola y ganadera de tan rico lugar, bañado por el riachuelo de Los Reás, que aún mueve algún molino. En Cospeito también se encuentra el Pazo de Sistallo, uno de los pazos más espectaculares de la provincia, viejo ejemplar de la arquitectura civil, que se encuentra en la parroquia de Sistallo. Fue construido por el arquitecto Salero Meizo por encarga de Fernando Verdes de Montenegro. El impresionante escudo de la fachada son las armas de los Montenegro. Fernando Verdes de Montenegro fue Ministro del Consejo de Indias, secretario de Hacienda (1740), contador mayor de rentas, tesorero general del reino de Valencia, proveedor de los ejércitos del reino y hijo del caballero irlandés El ´Shea. Hoy en día se reformaron sus jardines bajo la supervisión del paisaxista Sales coveo. Heráldica: Algunas de estas figuras y hechos emblemáticos de la historia de Cospeito quedan reflejadas en el escudo municipal, tal y como reza su heráldica: ” De ouro e sobre ondas de azur e prata, unha cruz floronada de gules, cargada de cinco vieiras de prata; mantelado de gules con dúas torres de ouro. Ao timbre, coroa real pechada “. La presencia de la cruz floronada de gules ( rojo ), sobre oro ( amarillo ), con sus cinco vieiras de plata, que son las armas propias de los Ribadeneira está plenamente justificada, pues este es, precisamente, uno de los linajes históricos de mayor antigüedad y raigambre en esta comarca. Se recuerde, sólo como ejemplo, que fueron sucesores de los Aguiar y que, además levantaron un pazo señorial – lo de La Barreira- a medio kilómetro de distancia de donde se levantaba la vieja y ya aludida fortaleza del mismo nombre. Además, las mencionadas ondas de azur y plata, presentes en la heráldica de este linaje, sirven también para aludir a la famosa Laguna de Cospeito o Nabalverde, importantísimo accidente físico de la geografía municipal que fue motivo de todo tipo de leyendas y mitos de los que se hicieron eco los más importantes estudosos y literatos gallegos del pasado. Ya la mediados del siglo XVI, lo apuntemos sólo como un ejemplo, el licenciado Molina escribía en su “Descripción del Reino de Galicia” – a manera de prefacio la tales riachuelos legendarios – que, “de este lago, se cuentan cosas tan extrañas que se no las oviese oído de personas de crédito y de mucha fe, no me ocuparía mucho de escribillas.. “. La presencia, en mantel, de dos torres heráldicas de oro, simbolizan – como parece obvio – los importantes testimonios de la arquitectura militar y civil que existen en el municipio. Aunque no pueden ignorarse los distintos pazos y casonas señoriais que marcan toda la geografía municipal, sin duda son las ya aludidas fortalezas de Barreira y Caldaloba o Vilaxoán, los dos ejemplos históricamente más representativos.

NOTICIAS DEL AYUNTAMIENTO DE COSPEITO

Toda la actualidad: avisos, noticias y eventos de interés...

Cospeito

«De ouro e sobre ondas de azur e prata, unha cruz floronada de gules, cargada de cinco veneras de prata; mantelado de gules con dúas torres de ouro. Ao timbre, coroa real pechada.»

Contacto

Avenida da Terra Chá, 29
Cospeito(Lugo)
Tlf: 982 52 00 01
Mail: concellodecospeito@concellodecospeito.es

Mapa de situación